Resultado de imagen de gominolas fondo

Tendría que recoger las palabras del suelo, lavarlas, secarlas al sol y comérmelas como si fueran gominolas. A ver si así aprendo.

Luego, mientras ellas viajan dentro de mi, pensaría en colores, por ejemplo, qué parte de mi cuerpo absorbería el color verde de la gominola, en qué hueso el rosa azucarado, en cuál neurona el amarillo fijaría su residencia; eso es más o menos fácil de imaginar, incluso con alguna certeza, la dificultad la lleva implícita ese detestable color vainilla, a veces es muy claro, otras se viste de beige o se camufla con las demás golosinas.

No he aprendido nada.