19 de Mayo, 2016, 7:12: GladysGeneral
Resultado de imagen de tormentos

Bueno, no crean que fue tan fácil. Pasaron años tenebrosos, años áridos en los que el sol apenas se revelaba detrás de nubes densas y arena en la garganta.

Tampoco en la atmósfera se sentía nada especial, no era noche de luna llena, ni el mar estaba predispuesto a sugerir noches románticas o reveladoras.

¡Que va! Eso es literatura fantástica. Bastó con que apareciera ahí, sin más avisos que la certeza de su presencia en mi vida. Más bien, como si se hubiera cansado de estar ahí, siempre oculto entre los pliegues de mi carne, atormentándome cada vez que le daba la gana, asfixiándome cuando era eso lo que le apetecía o, la mayoría de las veces, haciéndome vomitar los escasos momentos felices de mi vida.

Así son las revelaciones, sobre todo, las de nuestros monstruos, que aparecen cuando menos nos lo esperamos. Y ahí fue cuando lo atrapé.

Era viscoso, pequeño, retorcido y su voz taimada helaba la sangre. A cada movimiento de su asqueroso cuerpo exhumaba maldad humedeciendo todo a su paso.

La fuerza de mi mano y la certeza de su presencia me produjeron alivio. Yo lo había capturado, ahora yo era la vencedora, ahora era yo quien se imponía.

No más demonio, no más miedo, ni asfixias.

Ahora debía pensar en cómo eliminarlo, cómo hacerlo desaparecer para siempre, pero, ¿cómo matarlo sin morir yo?


19 de Mayo, 2016, 7:07: GladysGeneral
Resultado de imagen de umbrales

La carne tensa. Todas sus infinitas ramificaciones, sus venas, sus nervios, los hilos rojos o blancos se apelmazan hasta compactarse en un tríceps de considerables dimensiones.

La carne apretada forma un paisaje infinito y para ayudarnos a identificar - ella sabe de nuestra imperiosa necesidad de ponerle nombre a todo lo que nos rodea - así, en algunas zonas se llama bíceps o pectoral - vaya a saber de dónde saca esos nombres - El caso, es que ella, la carne, a veces se aprieta, otras se retuerce, se moldea, sube o baja a su antojo hasta que un día, el pobre ser humano, cansado de tal absurdo, capitula, baja los brazos, cierra los ojos y deja en sus manos su voluntad. Su poder de elección.

Se acuesta de espaldas en una plataforma de acero cubierta de cubos de hielo y punto final.

Hace su entrada en ese espacio de humo blancuzco, todo se desvanece, pierde perspectiva. Todo empieza a ser, como debe ser.

Ese es el único triunfo que dura toda la vida.


19 de Mayo, 2016, 6:58: Selváticaminirelatos
Resultado de imagen de cafes en terrazas

La espera sentado para verla llegar. Siempre acude con media hora de anticipación para saborearla, pensarla, imaginar que precisamente en ese momento, ella estará cerrando la puerta de su casa con expresión seria, pero con ese brillo especial en los ojos, meterá las llaves en su bolso, mirará el reloj para contar los minutos antes del encuentro. Tal vez. Eso no es muy seguro.

Luego emprenderá el camino desde su mundo hasta el de él.

En esos instantes los dos se están pensando, están conectados por el tiempo de su cita, una cita más, un beso en la mejilla, una mirada que intentará romper barreras de incomunicación. Algunas veces lo logran, otras no hay tanta suerte.

Al cabo de unos minutos las evocaciones se evaporaran para absorber realidades, él verá su cabeza emergiendo por el hueco de la escalera, verá como su silueta se recorta finalmente sobre el paisaje, como el viento ondeará su falda y sus pies le llevarán hasta él.

También se da cuenta de que otros hombres la miran, algunos se atreven a seguirla con los ojos; ella no se da cuenta, no mira a nadie, sólo se acerca y le da un beso en la mejilla. Con eso le basta.

19 de Mayo, 2016, 6:52: Selváticaminirelatos
Resultado de imagen de monedas de plastico para juegos

Le gustaba encontrarse cosas por ahí, imaginaba que alguien la había dejado para que su mano la recogiera, la adoptara y le diera un hogar, o al menos un cálido sentido de pertenencia.

Por algún motivo sin mayores explicaciones alimentó su propia caja de Pandora, allí convivían en silenciosa armonía, trozos de caracolas, hilos de colores, piedras con formas caprichosas. Lo malo de esta historia, es que viajaba mucho y tenía que deshacerse de sus cajas de Pandora en sucios contenedores de basura.

Una vez en su nuevo destino vital empezaba a llenar otra y luego otra hasta que se cansó. Era muy triste recoger cosas para abandonarlas al cabo de un tiempo. Ya no quería hacerlo más por eso desviaba la mirada de cuanto objeto brillaba a sus pies.

Así, pasó por encima de telas de colores desteñidos, de juguetes rotos, de gorras llenas de extraños pensamientos dejados al azar sobre la arena de playa.

Aquella tarde no supo por qué recogió la moneda de plástico dorado. La miró y se dio cuenta de que estaba sucia, sin embargo la guardo reprimiendo el asco.

Pertenecía a algún juego infantil, qué, ¿por qué no? algún día volvería a jugar.


19 de Mayo, 2016, 6:38: LadypapaHablando de...
Resultado de imagen de puntocom

Ultimamente no hacemos otra cosa que hablar de las nuevas tecnologías, nuestro lenguaje se ha llenado de abreviaturas como apps., net., com., etc. etc. y cada persona que conocemos nos habla de que está trabajando en una app. ya sea para encontrar gasolineras más baratas, las mil formas de hacer una tortilla, aplicaciones que nos ahorran el trabajo de aprender otro idioma, juegos de todos los tipos inimaginables, fotos que parecen viejas o recién traídas del futuro más remoto, reconocimientos de voz, de gestos, de música, de amistades y de amor.

Entre toda esta tela de araña nos movemos pegajosamente, nuestras relaciones personales se vuelven difíciles, se llenan de silencios, o de movimientos de cabeza que intentan asentir indicando que entendemos lo que nos rodea, que además compartimos los gustos de nuestros amigos pero en realidad estamos deseando el momento de despedirnos y alejarnos de toda esa palabrería que reemplazó el placer de compartir experiencias carnales, placeres sensuales, comidas picantes o pelís maravillosas.

Con la cabeza gacha, vamos caminando hacía nuestro refugio particular mientras pensamos en lo que está pasando, hace tiempo que no conocemos a alguien que esté en silencio unos segundos, que nos hable de los personajes de un libro y no de la aplicación que se bajó para poderlo leer o de un concierto, o de una receta que le salió mal. No, todo es perfecto dentro del mundo de las apps., los seres humanos hemos encontrado el aliado ideal; felices en la certeza de que no nos fallará nunca y que cada día trabaja para complacernos, llenar nuestras carencias y satisfacer todas nuestras necesidades. ¡Todas!

Así que vivimos en un mundo perfecto, ya no nos sentimos solos porque en el mundo .com se ha eliminado la soledad, el aburrimiento, la ignorancia, la mediocridad, la falta de cultura, la amistad, el sexo y por supuesto, el silencio.

Contrariamente a lo que pudiera pensarse a estas alturas del relato, no es que odiemos las .com, ni las apps., ni ninguna de esas abreviaturas, al contrario, mientras caminamos derecho a casa, chateando con los amigos y sacando una foto al perro que está aullando junto a la farola para ponerla en el Facebook y contárselo a nuestros amigos, de repente nos asalta un miedo pavoroso, y si a alguien se le ocurre inventarse una app. devoradora de todas las abreviaturas punto com… ¿qué pasaría? Sería algo así como el vetusto come cocos corriendo ávido detrás de todas las apps. que encontrara en su camino para devorársela y cada vez que se tragara una, el mundo estallaría en un silencio absoluto, una bomba roja explosionaría en destellos rosas y seguramente el hombre volvería a escuchar su propia voz, salida de su garganta y no del Iphone. A ver si es verdad y alguno se inventa esa maravilla. Quizás no llegaría a hacerse millonario, ni muy popular, igual que este artículo, al cual ya le estarán colocando una mano con el dedo hacía abajo - o en otras palabras el no me importa.com -, seguida de una etiqueta: ya no me gusta, pero no dudo que esta app. le haría un gran bien a la humanidad en su imperfección.


Por: Ladypapa