19 de Octubre, 2016, 11:10: LadypapaHablando de...
Resultado de imagen de trepas

          Los consejos de las abuelas se han quedado pálidos; no hay universidad, ni masters, ni especialización, ni siquiera gurús para ponerse a salvo de esta especie, que cada día refina sus técnicas y amplía sus territorios.

            Finalmente serán los trepas los únicos que sobrevivan, no ya a una guerra nuclear como se decía antes, sino que incluso, cuando los demás mortales se  hayan rendido a sus artimañas, serán ellos mismos los que se devoren entre sí, creando categorías y sub-categorías de trepas, como castas puedan existir en el reino de la ambición.

            Su efectividad radica en las mil caras que adoptan con suma facilidad, tan pronto están luciendo una corbata impecable mientras ofrecen un café con la mejor de sus sonrisas, casi que calculando el punto exacto en el que clavaran la estaca, saboreando de ante mano su triunfo, como armados de la más feroz de las miradas, con las que advierten que son letales, y que no hay ni que arrimarse a su territorio.

            También les ayuda, y de qué manera, los medios de comunicación, que en su afán por captar - ¿atrapar? - audiencias fomentan la competitividad brutal llevándola hasta extremos delirantes, montándoles un escenario de luces, colores, música, fantasía y por supuesto dinero a raudales, creando un mundo irreal pero terriblemente atractivo en el que todo el mundo quiere obtener ganancias a costa de lo que sea y de quien sea.

            En esta deprimente realidad, la felicidad no existe como una consecuencia espontánea de un estado de equilibrio, sino como la suma de los cadáveres de cándidos que van acumulando a su paso y de los billetes que inflan sus cuentas bancarias.

            Pudiera parecer en principio que el territorio de los trepas se limita a las grandes ligas, allí donde el dinero crece como la espuma, pero no es así, esta especie para desgracia universal, está en las oficinas, en los colegios, en el deporte, en las cocinas, en las cafeterías y en las aceras de esas maravillosas ciudades, donde hay que darse codo a codo todos los días por obtener un puesto en un servicio de transporte.

            Y como colofón, ahora cuando todo el mundo anda escaso, muy escaso de trabajo, los cursos que brillantemente ofrecen las instituciones contienen un 90% de algo llamado "comportamiento reactivo", según los entendidos, consiste en reaccionar rápidamente a un estímulo, ahí es todo, no solamente se deben tener conocimientos para desempeñar un cargo, sino que hay que  especializarse en ser "reactivos" para no ya solo conseguir un empleo sino sobrevivir en el.

            Negro panorama capea sobre el mundo, pues en vez de crear rechazo hacía esa actitud de los trepas, cada día ganan más adeptos, se están convirtiendo en modelos a imitar por jóvenes profesionales, que ven en ellos a una casta fuerte capaz de sobrevivir en este mundo, cada día ferozmente más competitivo.


19 de Octubre, 2016, 11:03: GladysGeneral
Resultado de imagen de submarino

Cuando ella me dijo se acabó, no me lo creí. Mientras hablaba yo trataba de meterme en su cerebro a través de sus lindos ojos, quería navegar por sus venas, llegar hasta su cerebro, después de pasar por su corazón, claro y una vez estuviera entre sus neuronas, arrancar aquella decisión de su cabeza, borrar lo malo de mi y seguir como hasta ahora, o mejor, si fuera posible.

Me estaba abandonando y yo tenía pánico. Nunca más la tendría en mis brazos, ni en mi cama, nunca más escucharía su risa, ni el gesto de su mano al tocarse los cabellos, no más sus libros esparcidos debajo de la cama, ni sus vestidos en el armario, ni sus pendientes en la mesa de noche.

Dolía mucho, - le parecerá a usted cursi - pero me dolía de una forma insoportable, creo que entré en coma porque no abrí la boca, no dije una sola palabra, ni pedí una explicación. Mi cuerpo sentado a la mesa de aquel bar se independizó de mi y yo, mi ser, mi conciencia era un submarino que vagaba por las venas de mi novia en busca de lo perdido.

No llegué a su cerebro, desde luego, ella se levantó y salió del bar.

Suspiré, miré la cerveza, observé los aros que dejaba el vaso sobre la superficie de la mesa mientras los trozos de mi vida estallaban destrozando todo en cien metros a la redonda.

Ya lo superé. No le quiero contar a usted cuánto tiempo me llevó, creo que a sus lectores no le interesaría.

 

            El chico se cubrió el rostro con las manos.

 - ¿Hay algo más?

 

- Sí. Todos los sábados me meto en la ducha con ella. ¿Es idiota verdad? Sobretodo porque ella ya no me importa, la he olvidado, pero todos los sábados, nunca un domingo o cualquier otro día de la semana, ella se baña conmigo, nos abrazamos mientras el agua resbala por nuestros cuerpos y cantamos Back to black - el chico estalla en carcajadas - no me sé la letra, pero la inventamos desafinando cada sábado.

19 de Octubre, 2016, 10:57: GladysAlaprima
Resultado de imagen de dibujosde fetos


Encogió las piernas hasta sentir dolor en la espalda. Metió la cabeza entre sus rodillas formando un ovillo humano.

Un gato lunar vio un hilo luminoso flotando en el espacio y no pudo resistir la tentación de tirar de él.

El feto no opone resistencia.



19 de Octubre, 2016, 10:51: GladysAlaprima
Resultado de imagen de pies caminando

El movimiento de sus dedos es nervioso, entre cortado, con suaves giros ascendentes o descendentes, de derecha a izquierda, tanteando la llanura de esos pies cansados, carcomidos por el tiempo, encallecidos por el sufrimiento milenario al que están condenados los pies de los caminantes.

Sabe que está siendo observado, que hay un par de ojos siguiendo todos sus movimientos, sin perder detalle de su labor.

Es consciente de que sus dedos tienen la responsabilidad de repartir el color sobre la piel cuidando de que sea uniforme.

Ahora, pensando en el color, fijándose en su tono pensó en quién escogía los colores, quién decidía si era un dorado oscuro o claro y de si cuadraba con su personalidad, con el carácter, la risa o el llanto del poseedor de los pies.

También con su andar. Ese era un dato importante, además de el camino que recorrería en sus día a día,  hasta atravesar la llanura que llaman vida.

No por eso dejaba de ser esencial su labor, si no cubría bien los pies, si no lograba una cobertura perfecta, se deteriorarían, se debilitarían y no alcanzarían las metas a que estaban destinados.

19 de Octubre, 2016, 10:44: Gladysminirelatos
Resultado de imagen de siluetas enla niebla

La vida entera existe solamente durante el tiempo que mis ojos la contemplan. Esos cabellos rebeldes enroscados de sensualidad acariciando su cuello, dando calor a sus orejas o jugando con sus dedos, abarcando el universo de mi atención inundándolo del olor a tibieza viva en mi atmósfera privada.

Los pómulos altos, los labios a medio camino entre una sonrisa y un te quiero que no termina de brotar, la nariz como pequeña espectadora de un paisaje que anhela recibir protagonistas.

Los ojos que a veces se cierran, parpadean, se abren, recorren el mundo a la izquierda o a la derecha, abajo o arriba cuando el flequillo imprudente y juguetón interrumpe nuestro silencio.

Tus manos suben hasta tu frente, levantan el flequillo, los ojos parpadean, la mano busca el cabello impertinente y no lo encuentra; torpe recorre frente, explora pestañas, empieza a ponerse nerviosa y el mundo se agita entre las piernas.

Al fin lo encuentra, se quita esa molestia y los labios dejan escapar una disculpa. Todo vuelve a la normalidad. El rostro sigue ahí, a veces cerca, otras un poco más lejos mientras la luz de los días va transformando sus tonos.

Ese instante que te miro es mi vida.