26 de Diciembre, 2016, 6:27: GladysGeneral

Resultado de imagen de mesa de poker ilustrada

Nunca le había pasado y por eso no sabía cómo actuar ante tal situación. tampoco poseía los secretos del juego, ni era diestro en estrategias; lo único que sabía era que le hubiese gustado tener el don de retroceder en el tiempo para no haber dado ese paso. Lamentaba haber aceptado jugar con tahures expertos. Sí, fue una temeridad, pero ya no había marcha atrás.

Ante sí tenía dos opciones - retirarse o seguir -  claro, ninguna de ellas era muy halagüeña.

Con esas elucubraciones intentaba ganar tiempo, miraba a los ojos a los contendientes evitando demostrar su ignorancia e imaginando que de sus ojos salían dos taladros invisibles que tenían el poder de perforar la barrera tras la cual escondían su juego, cualquier truco era válido para disimular el  pánico que sentía; además del taladro en su mente emergieron viejos trucos aprendidos en otras lides, los examinaba uno por uno tomándose su tiempo, cuando en realidad debería estar pensando en la siguiente jugada y analizando sus posibilidades.

Tendría que centrarse, no estaba en un escenario imaginario, lo real era un cuarto a media luz lleno de hombres ladinos dispuestos a ganar a cualquier precio. El tiempo jugaba en su contra, tarde o temprano se rendiría irremisiblemente en un charco de humillación pestilente.

Dejó de mirar a sus rivales, se centró en las cartas que tenía en sus manos. La cosa no pintaba bien. No tenía nada. Nada.

¿Debía abandonar?

Quizás era el momento de hacerlo, pero tampoco tenía el valor. Estaba haciendo el ridículo, bajó la cabeza. Sí. Se rendía, dejó las cartas sobre la mesa con los estremecimientos propios del moribundo.

Miró a los demás. Estatuas insensibles ante su derrota, sin embargo ellos si que habían sabido mantener el tipo hasta el final, aunque en esos ojos de piedra, en el último instante él vio que ellos tampoco tenían nada, pero ese descubrimiento no lo hizo feliz.

26 de Diciembre, 2016, 6:22: Lady papaHablando de...

Resultado de imagen de mapa de paris ilustrado

… nos decía el autor en su inolvidable Rayuela, ¿se acuerdan? Qué emocionante es enamorarse, sentir vértigo, dolor de barriga y despertarse con el corazón en la mano mientras el cerebro inventa cómo eliminar segundos hasta el momento de ver al ser amado.

Cuánto se ha escrito, se escribe y se escribirá sobre ese sentimiento; pasado, presente y futuro del universo, cómo han cambiado las formas de expresión, las palabras, los códigos mediante los cuales mandamos mensajes al objeto de nuestra adoración, y sin embargo, los dolores de barriga,  los nervios y los sudores en la palma de la mano, siguen siendo tan antiguos como el hombre.

El amor tiene doble filo, nos hace cursis, reduce nuestra inteligencia, puede actuar como escudo o lanza, es el aliento que nos lleva a extremos insospechados o nos reduce a sombras lánguidas con la vista en el vacío mientras el tiempo pasa y los días van cayendo a nuestro lado, a veces, sobrevivimos a la enajenación gracias a esfuerzos heroicos, sin embargo no dejamos de sentirnos en un campo de guerra, de un lado el amor, del otro, todo  lo demás, no importa quien gane la partida, nosotros siempre perderemos, porque tarde o temprano el amor o su ausencia, se hará sentir con toda su fuerza.

 

Lo que si es cierto, es que no podemos olvidarnos de él por mucho tiempo  y menos ahora que el tiempo parece haberse acelerado vertiginosamente. Hasta hace unos años, en agosto empezábamos a ver corazones en las tiendas, cintas de color rojo, rosas en los maceteros, tarjetas con ositos, perritos, palomas sosteniendo corazones, flores, caritas felices y una larga serie de dibujos rebosantes de amor; ahora es en febrero, cuando apenas nos estamos curando de la resaca del fin de año, vienen y nos atacan las fiebres de ese sentimiento, pues no pudieron esperar hasta el noveno mes, y aquí nos hallamos otra vez inmersos en esa nube rosa y azucarada del amor, los que tienen pareja, haciendo planes para celebrar ese día de la forma más original posible y los que no la tienen también, pero sus planes dibujan escenas con la cabeza metida en agujeros insonoros, se acopian de reservas de oxigeno, de soporíferos líquidos, de mundos cerrados para poder sobrevivir a ese San Valentin, y a veces lo logran, sin embargo la victoria es pasajera… aún queda septiembre.

 

            Menos mal que siempre nos queda Cortázar: …" Moralista Horacio, temeroso de pasiones sin una razón de aguas hondas, desconcertado y arisco en la ciudad donde el amor se llama con todos los nombres de todas las calles, de todas las casas, de todos los pisos, de todas las habitaciones, de todas las camas, de todos los sueños, de todos los olvidos o los recuerdos."…(*)

 

(*) capítulo 93 - Rayuela - Julio Cortázar.

 

26 de Diciembre, 2016, 6:11: Gladysminirelatos

Resultado de imagen de destino

Esa que se acostó contigo anoche, no es la misma que te sonríe mientras bebes tu primer café.

No nos engañemos, tu tampoco eres el mismo.

Algo debió pasar en la noche, nuestros sueños se desparramaron por la habitación cuando cerramos los ojos y abandonamos nuestros cuerpos.

Yo imaginé tu maquinilla de afeitar sobre el lavamanos, los pelos de tu barba mirándome desde la porcelana y me gustó Una sonrisa asomó a mis labios y un cálido estremecimiento erizó mi piel.

Cuando volvía de la cocina, al atravesar el pasillo vi mi cuerpo desnudo reflejado en el espejo, esa era - soy - yo pero al mismo tiempo que adquiría la certeza de querer ver tus calzoncillos tirados sobre el piso, al borde de la cama y tus camisetas secándose al sol, la daga fría de la realidad me grito que jamás podría ser.

Me dieron ganas de comerte a besos y patear a la vida - sí, todo al mismo tiempo - Supongo que a ti también te pasó lo mismo.

A lo mejor, durante la noche te despertaste, me viste dormida, te fijaste en el movimiento de mis párpados persiguiendo sueños y aunque recorrías mi piel el cerebro se te llenaba de nubes negras.

Si me hubieras despertado quizás habría podido soplar con fuerza para alejarlas, pero las nubes negras se cebaron contigo, te helaron el corazón y te empujaron a echarme de tu lado.

Con el corazón roto en las manos voy bajando las escaleras mientras me pregunto ¿por qué los sueños fueron tan crueles con nosotros?

26 de Diciembre, 2016, 6:04: GladysGeneral

Resultado de imagen de mundos marinos

Si, me sigue gustando Amy Winehouse. Ahora los sábados en la mañana voy a la piscina y me hago trescientos metros… y la sigo cantando a cada brazada. Ah y he cambiado el aroma de mi gel de baño.