Veinticinco menos trece son...: Comentarios

Enviado por NOFRET (Contacto, Página)
Fecha: 16 de Diciembre, 2007, 1:51

Este texto me da una sensación de... cómo diría...desconexión entre la idea que plantea al principio y el final. Porque el principio, el recuerdo, me da la sensación de que apunta a la infancia de un niño muy pobre (por sus "tesoros" y por el anhelo de la tarta) y luego el final lo siento como la muerte de un recuerdo (cosa odiosa y penosa si las hay) pero se me queda en medio el niño pobre... ahora está con su mujer en un café, o sea que tan pobre ya no es. Eso es lo que no me conecta del texto. O tal vez tenga que ver con la incompresión de su mujer ante sus recuerdos muy simples, que para él fueron tesoros. Me gusta mucho la narrativa, pero no puedo... "unir los pedazos", pasado y presente. (Si no es que entendí mal y no era un niño pobre)
Pero me han dado unas ganas de hincarle el diente a un pastel de chocolate que no te imaginas! ;)

~~~

Enviado por Gladys (Contacto, Página)
Fecha: 16 de Diciembre, 2007, 7:09

Quizás el cambio de tiempo es demasiado brusco y no logra crear el puente para unir pasado y presente del niño-hombre.
Yo estaba convencida de que era sólido y se sucedía de manera armónica, tendré que revisarlo nuevamente. Me asombra también que hayas pensado que era un niño pobre por los elementos que guarda como sus tesoros, cuando mi intención era retratar la soledad, más que la pobreza en su edad infantil y luego la soledad por la incomprensión de su esposa, que logra amargarle la tarta de chocolate.
Este texto es bastante reciente. Normalmente los dejo reposar un poco antes de publicarlos, pero me parece que la harina no cuajó del todo.
Para ser consecuentes con el texto, creo que la tarta aún esta cruda verdad. Y si nos la comemos nos dará retortijones de estómago.jejeje.
Gracias por el comentario y lamento que no hayas podido dar un mordisco a mi tarta. Es lo que pasa con las tartas virtuales.

~~~

Enviado por NOFRET (Contacto, Página)
Fecha: 17 de Diciembre, 2007, 1:02

Creo que tienes que tomar los comentarios como de quien vienen, Gladys. Sabes que no sé interpretar textos que no sean muy simples, así que es probable que no sea el texto lo que falló, sino mi capacidad de interpretación. Si no fue un niño pobre, entonces tengo que replantearme todo el texto. Mejor espera a ver qué comentan los demás.
Eso era lo bueno de las páginas colectivas, que uno podía recibir muchos comentarios de distintos usuarios, y así se hacía una idea más global del efecto que sus textos tenían sobre los lectores.
(Lo malo era que si no te metías en los desmadres del foro nadie te hacía caso cuando enviabas un texto! (aunque en atra no siempre fue así)

~~~

Enviado por Gladys (Contacto, Página)
Fecha: 17 de Diciembre, 2007, 5:07

Es una pena que las páginas colectivas se hayan agotado, ahora prima el hiperindividualismo, lo que ha hecho de internet una jaula de grillos, lamentablemente.
Sin embargo, aun quedan algunos, que como tu, se atreven a decir lo que piensan sin medias tintas.
Normalmente suelo dar a leer mis textos a varias personas y si noto que coinciden en ciertos comentarios, me planteo la posibilidad de reescribir, de lo contrario lo dejo tal cual, y a lo mejor, dentro de unos cuantos meses, vuelvo a él y si quedo satisfecha, así se queda o le cambio lo que me dicte el momento.
Para nadie es un secreto el gran ego de los escritores, por eso no hay que extrañarse de lo que suele aparecer o no, en este tipo de blogs -Cuando no asesinan un texto, lo ignoran - sin reflexionar que la finalidad es dar a conocer la obra de quien se deleite escribiendo y aprender o compartir experiencias creativas.
Así, quienes compartimos este gusto por leer, debemos hacer lo posible porque no callen los comentarios.

~~~

Regresar al artículo | Inicio