Conversación de sobremesa: Comentarios

Enviado por nofret (Contacto, Página)
Fecha: 19 de Diciembre, 2009, 16:31

Los pedos me recordaron a Mozart (y el nombre Wolfgang me lo confirma) pero despuès de los pedos me pierdo y no tengo idea de nada. ¿Es que es todo parte de una novela que resulta tan mala que el escritor se suicida? La verdad es que tiene razón! jejeje!

~~~

Enviado por nofret (Contacto, Página)
Fecha: 19 de Diciembre, 2009, 16:34

aunque me deja pensando el "a menos que, a menos que..."

~~~

Enviado por Gladys (Contacto, Página)
Fecha: 20 de Diciembre, 2009, 7:34

Hola Nofret.
En este cuento rescato ciertos rasgos biográficos de grandes artistas: Oscar Wilde tiene un cuento maravilloso en el que, el gesto de una mujer pelando una naranja, es soberbio; Mozart, ya lo pillaste; Proust hizo famosas a las madalenas con café con leche y Virginia Woolf se suicida llenándose de piedras los bolsillos antes de lanzarse al rio.
Quise escribir sobre esos rasgos que lo definen a uno de por vida, no solo a los famosos, aunque me valga de ellos porque son de dominio más o menos masivo.
El suicida es Hemingway.
Y en lo que respecta al "a menos que... a menos que..." llama la atención sobre el deseo de ser conocido, de impactar. Todos buscamos destacar en algo, los escritores con alcanzar la inmortalidad y si no se puede con las palabras... queda una pistola.
Una explicación, tan larga habla de la poca claridad del cuento verdad, jejejejeje. Me lo replantearé porque a veces vale la pena volver sobre los propios pasos para mirardesde otra óptica.

~~~

Enviado por La monja voladora (Contacto, Página)
Fecha: 9 de Enero, 2010, 6:21

Este relato me hace pensar en los momentos culminantes de las vidas humanas. De repente, en cualquier instante dentro de nuestras vidas damos un paso, o doblamos a la derecha o a la izquierda y ahí se decidió nuestra vida.

~~~

Regresar al artículo | Inicio